viernes, 9 de agosto de 2013

Viernes de Cine #18 Pequeña Miss Sunshine




Los Hoover son una familia muy peculiar: el abuelo esnifa cocaína y suelta palabrotas, el padre  fracasa estrepitosamente dando cursos para alcanzar el éxito  la madre no da abasto, el tío se está recuperando de un suicidio frustrado tras ser abandonado por su novio, el hijo adolescente lee a Nietzsche y guarda un mutismo absoluto. Y Olive, la hija pequeña, una niña gafotas y más bien gordita, quiere ser la reina de la belleza. 

Cuando, gracias a un golpe de suerte, la invitan a participar en el concurso de Pequeña Miss Sunshine, en California, la acompaña toda su familia. Hacinados en una destartalada furgoneta Volkswagen, se dirigen hacia el Oeste en un tragicómico periplo de tres días lleno de inesperadas sorpresas. El debut de Olive será el detonante de un cambio profundo en esta familia de inadaptados.




Aún recuerdo que la primera vez que vi la película fue en una salida del colegio en la que nos llevaron al cine hará 5 años, por lo tanto no esperaba nada de ella, pues la calidad de las películas que veíamos en el colegio era bastante pésima; sin embargo me lleve un grata sorpresa. Desde entonces he visto esta película cientos de veces y todavía sigo riéndome como la primera vez.

El humor ácido pero inteligente (que es tan difícil de ver ultimamente) es la seña de identidad de esta road movie. 

Estamos ante una elegante crítica al sueño americano. 

El director Jonathan Dayton nos cuenta el viaje de Olive y su familia a través de EE.UU hacia un concurso de belleza.


Olive no es la típica niña que se presentaría a un concurso de estas características, sin embargo su frescura y personalidad les da una lección a todos los allí presentes.

Todos y cada uno de los protagonistas bordan sus papeles, desde la niña hasta el rebelde y mordaz abuelo (oscar a mejor secundario) pasando por el hermano mudo por un voto de silencio, el tío homosexual suicida, la madre desesperada y el padre triunfador. Tampoco debemos olvidar a la furgoneta, que se convierte en el escenario principal y en otro más de los personajes. 


Un guión sublime que ganó merecidamente un oscar en 2006 . Es una muestra mas de que no se necesita un gran presupuesto para hacer una gran película 

Si buscáis un película diferente, políticamente incorrecta, llena de crítica social y humor ácido, esta es vuestra película. 

Si os gustó, os recomiendo otras películas indies como Juno

Punto+: Los personajes, los diálogos, la esencia indie, el humor, la crítica social... TODO
Punto-: La poca publicidad que tienen este tipo de películas.  

 Aquí os dejo el trailer.