jueves, 18 de junio de 2015

Reseña Express "Toda la Verdad que Hay en Mi" - Julie Berry


Agradecimientos a SM
Título Original: All the Truth That's in Me
Autora: Julie Berry
Editorial: SM
Género: Romance Histórico, Thriller Juvenil
Cubierta: Tapa Blanda con Solapas
ISBN: 978-84-6757-422-4
Edición: 2015
Páginas: 280
Precio: 12.50€


En un pueblo de lo que podría ser la Norteamérica colonial vive una muchacha llamada Judith. Durante varios años, Judith desapareció de su pueblo y, tras permanecer en un lugar desconocido para sus convecinos, retornó. Nunca pudo explicar lo que le había ocurrido: ya no era capaz de hablar. Se convirtió así en una paria de la comunidad, rechazada a causa de las sospechas que se ciernen sobre su pasado. 

A pesar de su posición de paria, hay algo a lo que Judith no puede renunciar: su amor por Lucas, un joven del pueblo al que siempre ha querido en secreto. Cuando Lucas es rechazado por la comunidad, Judith sabe que podría salvarlo si rompiera su silencio. Pero al hacerlo, tendrá que volver a su oscuro pasado, lo que puede separarla de Lucas para siempre.


Cuando empecé a leer este libro no tenía ningunas expectativas sobre lo que se suponía que debía esperar de él. Una vez que empecé a leerlo, no esperaba gran cosa ya que las primeras cien páginas, se me hicieron muy pesadas, pero a partir de ese momento, el libro va en alza.

Este, creo que es el libro, por llamarlo de alguna manera, ya que no es un libro, más raro que he leído hasta el momento. La historia esta narrada como si fuese un Diario que estuviese dedicado a Lucas, Lucas es el amor de Judith desde que tiene uso de conocimiento y la narración nos deja apreciar demasiado este hecho.

"Me llamabas 'Mariposa' como mi padre. Para él el apodo significaba 'mi amor'. Para ti 'cazadora de lombrices'. Aun así me complacía oírtelo decir."

Judith Finch: Una joven de dieciocho años que  fue secuestrada durante dos años por un hombre al que creían muerto, después de esos dos años, su captor le mutiló la lengua y dejo que se marchara, diciéndole que todo lo que había hecho había sido para protegerla.

En lo que podríamos denominar la primera parte del Diario, podemos observar lo obsesionada que esta Judith Finch con el chico del que dice estar enamorada... Y lo siento, pero eso no es amor, no me lo vendes, es una obsesión como la copa de un pino, así que no intentes disfrazarlo de algo que no es, porque no.

Después de superar esa etapa de obsesión compulsiva, gracias a la amistad que traba con Maria Johnson, decide aprender a leer y a escribir y quiere mejorar su dicción con el remendo de lengua restante para poder valerse por sí misma, ya que no soporta estar en casa soportando los desprecios constantes de su madre hacía ella.

A mi Lucas, el protagonista de lo que podríamos llamar esta historia de amor no me ha dicho nada, es más a habido un momento en el que me he indignado muchísimo con él, porque no, no me puede venir con ese cuento después de todo lo que ha hecho, simplemente NO.

"La noche es tan fría como el río que, más allá, me llama con su canción.

Tras pasar dos años junto a él, volví como quien regresa de la tumba, alegre por la idea de despertar a un nuevo día en compañía de los vivos, sintiéndome afortunada. Pero ahora la noche y el frío, la oscuridad y la muerte me resultan más acogedores que la luz.

Solo pensar en ti disipa mi oscuridad. Eres el sol de mi mundo.
¿Podré soportar ver cómo te pones en brazos de otra mujer?"

Por otra parte si tuviera que nombrar a mis personajes favoritos, sin lugar a dudas sería la joven Maria Johnson y Darrel Finch, el hermano de nuestra protagonista, desde luego me han hecho la lectura mucho más grácil y amena de lo que era en un principio. 

Aunque no esperara gran cosa del libro, al final ha acabado gustándome bastante más de lo que pensaba que lo haría en un principio, así que si queréis animaros a leer esta historia, no os lo voy a impedir, porque es bastante buena.

Punto +: La segunda mitad de la historia, Maria Johnson y Darrel Finch
Punto -: La obsesión de la prota con Lucas, Rupert Gillis, la primera mitad de la historia y la actitud de la Madre de Judith.